Cultivo de esputo

¿Qué es el esputo?

El esputo es una materia mucosa que se segrega en los bronquios y en los pulmones y que está compuesta fundamentalmente por agua (un 95%), material no celular de tipo mucoso y diferentes tipos de células: inflamatorias, epiteliales (procedentes de la pared interna de las vías respiratorias) y también bacterias.

¿Qué es el cultivo de esputo?

En medicina, el término "cultivo" se aplica a un método cuya finalidad es favorecer la multiplicación de microorganismos como bacterias, hongos y parásitos que puedan estar presentes en material orgánico obtenido de una persona (un enfermo) mediante la siembra de esa muestra orgánica en un medio óptimo (caldo de cultivo) que favorezca el proceso de multiplicación de los microorganismos y poder así estudiar y determinar el tipo de microorganismo que pueda estar causando una infección.

En el caso que nos ocupa, el cultivo se realiza en el esputo procedente de un paciente y tiene como finalidad identificar el microorganismo que esté causando una infección en el aparato respiratorio de dicho paciente.

¿Para qué se utiliza?

Cuando un médico solicita la realización de un cultivo de esputo es porque sospecha la existencia de una infección respiratoria a tenor de los síntomas que presenta un enfermo.

En el esputo en fresco obtenido del enfermo con sospecha de infección respiratoria, la cantidad de gérmenes (bacterias, hongos, etc.) presentes en él, si los hay, no es suficiente para su observación directa al microscopio, por lo que se recurre a las técnicas del cultivo a fin de hacerlos crecer, de manera que se les pueda observar e identificar al microscopio y determinar mediante un estudio llamado antibiograma cuál es el antibiótico o antibióticos más indicados para combatirlos.

¿Cómo se realiza el cultivo?

El primer paso es la obtención de una muestra suficiente y válida de esputo. Habitualmente esto se hace a través de la expectoración, para lo que la persona de la que se obtiene la muestra ha de toser con fuerza y escupir el esputo que ha hecho salir de sus vías respiratorias en el recipiente estéril que se le habrá proporcionado al efecto.

Es preferible que la toma se realice por la mañana, con el enfermo en ayunas. Antes de realizar la expectoración, conviene que el enfermo se enjuague la boca con agua a fin de eliminar bacterias y otras sustancias presentes en la cavidad bucal que podrían contaminar la muestra de esputo y falsear los resultados del cultivo.

Si el paciente es incapaz de expectorar por sí mismo y resulta imprescindible obtener la muestra, el personal sanitario recurrirá a técnicas para estimular la expectoración u obtendrá el esputo mediante técnicas instrumentales (lavado bronquial, aspiración).

Una vez obtenida la muestra se ha de llevar con urgencia (antes de transcurridas dos horas) al laboratorio de microbiología para su cultivo y estudio. Si no es posible entregar la muestra dentro de este límite de tiempo, se ha de mantener en nevera a 4 grados centígrados.

¿Qué se hace con el esputo?

A partir de los síntomas que presenta el enfermo, el médico sospechará el tipo de microorganismo que probablemente esté causando la infección y, en consecuencia, solicitará que se realicen uno o más cultivos: para bacterias, para virus o para hongos.

En el caso de cultivo para bacterias, una porción de la muestra de esputo se somete a la tinción de Gram y se examina al microscopio. Este primer examen ya permite observar si la muestra está contaminada por saliva u otro material procedente de la boca y, por tanto, no es válida para cultivo, lo que obligaría a tomar una nueva muestra. Si en este examen se observan gran cantidad de leucocitos (glóbulos blancos) y un solo tipo de bacteria, ello significa que hay infección. Además, el que la bacteria presente en la muestra se tiña de color púrpura o rojo o no, y su forma y tamaño permitirá al médico saber a qué grupo (grampositivos o gramnegativos, según que se tiñan de rojo o no) pertenece la bacteria y seleccionar el antibiótico que previsiblemente será eficaz contra ella.

Otra u otras porciones de la muestra se someterán a cultivo en los medios adecuados y ello permitirá identificar con toda precisión la bacteria concreta de que se trata, y no sólo el grupo a que pertenece, y realizar un nuevo estudio consistente en someterla a la acción de diferentes antibióticos para determinar cuál (o cuáles) de ellos es el más eficaz para combatirla. Este estudio se denomina antibiograma.

Preparación para la toma de la muestra

Si a usted le van a realizar un cultivo de esputo, conviene que la noche anterior a la obtención de la muestra de esputo beba agua abundante y otros líquidos. Ello contribuirá a fluidificar el esputo y, por tanto, a hacer más fácil la expectoración.

Antes de realizar la expectoración, es bueno que se enjuague la boca con una solución salina o con agua templada para evitar al máximo la contaminación de la muestra con saliva.

Riesgos y contraindicaciones

La toma de una muestra de esputo mediante expectoración no entraña ningún riesgo ni tiene contraindicaciones. A lo sumo se podría experimentar una ligera molestia por el hecho de tener que toser con fuerza para expulsar el esputo, y quizás podría producirse la expulsión de una pequeña cantidad de sangre, sin importancia alguna, probablemente por la rotura traumática de algún capilar con la tos.

Resultados

Los resultados de la tinción de Gram están disponibles el mismo día y los del cultivo pueden demorarse unos días, pues los diferentes microorganismos patógenos proliferan con diferente rapidez. De todas maneras, lo habitual es que los resultados del cultivo estén disponibles en un plazo de tres a siete días.

Un resultado negativo quiere decir que en el cultivo no ha crecido ningún microorganismo patógeno. Un resultado positivo indica que sí ha habido crecimiento de algún microorganismo y, por tanto, que hay una infección.

La identificación del germen causante de la infección puede ir seguida ‒habitualmente así se hace‒ de la realización de un antibiograma, una prueba que consiste en exponer el germen a diferentes antibióticos y comprobar cuál o cuáles son eficaces para combatirlo y cuáles no.