Cistitis - Tratamiento

Puntos clave
  • Se debe hacer tratamiento antibiótico para lo que es fundamental realizar un antibiograma para elegir el antibiótico más eficaz entre aquellos a los que es sensible.
  • Las cistitis recurren con facilidad ya que los microorganismos se acantonan en los pliegues de la mucosa de la vejiga urinaria, siendo difíciles de erradicar.
  • La resistencia a los antibióticos es diferente según los países y  se debe tener en cuenta antes de prescribir un tratamiento.
  • Es necesario tratar los síntomas, ya que son muy desagradables. Se administrarán analgésicos para el dolor y se aconsejará al paciente que se ponga calor seco sobre el abdomen.

Se debe hacer tratamiento antibiótico para lo que es fundamental realizar un antibiograma para elegir el antibiótico más eficaz entre aquellos a los que es sensible. Dicho tratamiento es diferente según se trate de una primera infección o de una recurrencia.

Las cistitis recurren con facilidad ya que los microorganismos se acantonan en los pliegues de la mucosa de la vejiga urinaria, siendo difíciles de erradicar. Las mujeres son más sensibles a estas infecciones por tener la uretra más corta que los hombres y, a su vez, se pueden confundir con vaginitis, por lo que se deben descartar las infecciones y contaminaciones vaginales cuando no se aíslan las bacterias típicas de la cistitis. En estos casos el tratamiento será diferente y estará orientado a la enfermedad causal. En ocasiones puede tratarse de uretritis causada por enfermedades de transmisión sexual, que deben ser diagnosticadas y tratadas precozmente.

La resistencia a los antibióticos es diferente según los países y se debe tener en cuenta antes de prescribir un tratamiento. En la actualidad, en nuestro medio, se está manejando el tratamiento con quinolonas.

Es necesario tratar los síntomas, ya que son muy desagradables. Se administrarán analgésicos para el dolor y se aconsejará al paciente que se ponga calor seco sobre el abdomen. Una medida fundamental es que el enfermo bebe mucha agua, ya que el antibiótico se elimina por la orina y, así, esteriliza las vías urinarias.

Cistitis intersticial

No todas las cistitis son infecciosas y es por ello que hay personas que presentan síntomas de cistitis, aunque sus análisis de orina no indican la presencia de bacterias. Tienen molestias al orinar, sensación de urgencia para hacerlo y orinan muchas veces, pero no hay infección; su orina es estéril. Se trata de la llamada "cistitis intersticial", que se caracteriza por una inflamación crónica de la pared de la vejiga. Su causa no está aclarada y su tratamiento es sintomático ya que no responde al tratamiento antibiótico.

Consiste en el estudio que se realiza sobre los gérmenes procedentes de una muestra de orina para determinar la sensibilidad de las cepas bacterianas a los diferentes antibióticos, y así poder establecer el tratamiento antibiótico oportuno.

Ver

Órgano hueco similar a una bolsa con forma más o menos esférica que está formado por una capa externa de músculo con capacidad para contraerse y por una capa interna o mucosa. Su función es almacenar la orina de manera temporal hasta que se produzca una micción y se elimine la orina a través de la uretra.

Ver

Tubo excretor que constituye la última parte del tracto urinario, extendiéndose desde la vejiga al exterior. Su longitud en el hombre es de unos 20 cm y en la mujer de unos 3 cm. En la uretra masculina se distinguen tres porciones: prostática, membranosa y esponjosa. La primera corresponde a su trayecto prostático, la segunda a su paso por el suelo perineal y la última al pene. En el pene la uretra está rodeada por el cuerpo esponjoso. En la uretra femenina no existe ni la porción prostática ni peneana. Se abre en el vestíbulo vaginal, por delante del orificio externo de la vagina.

Ver

Microorganismos que se reproducen por división celular. Pueden tener forma de esfera, de bastón o de espiral, y se pueden encontrar en prácticamente cualquier entorno. Determinados tipos de bacterias pueden causar enfermedades graves a los humanos y otras, en cambio, son beneficiosas.

Ver

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son un conjunto de patologías agrupadas por tener en común la misma vía de transmisión: se transmiten de persona a persona solamente por medio de contacto íntimo que se produce, casi exclusivamente, durante las relaciones sexuales, a través de las membranas mucosas del pene, la vulva y la boca.

Ver

Respuesta de los tejidos corporales a una agresión o herida, caracterizada por calor, dolor, rubor y tumefacción. Su gravedad, sus características especiales y su duración dependen de la causa, de la zona afectada y del estado de salud del individuo.

Ver